Print the monograph

Introducción

Introducción

 

Los cálculos también se denominan litiasis o urolitiasis (cálculos localizados en el sistema urinario), mientras que la nefrolitiasis se refiere, más concretamente, a los cálculos localizados en el riñón. Los cálculos renales se conocen desde hace siglos y afectan aproximadamente al 10 % de la población mundial (Shah and Whitfield 2002). Los costes sanitarios asociados son considerables, estimándose unos gastos anuales de más de 2.000 millones de dólares solamente en Estados Unidos (Pearle et al. 2005). Además, en los pacientes que padecen cálculos por primera vez, la tasa de recurrencia se acerca al 50 % en los cinco años siguientes al primer episodio (Ettinger 1979; Hosking et al. 1983; Sutherland et al. 1985). A pesar de los altos costes y de la tasa de recurrencia, la litiasis no está reconocida ampliamente como un asunto sanitario importante. Aun así, muchos investigadores han analizado la cuestión de las medidas preventivas. La nutrición, por ejemplo, es un parámetro clave en el proceso de formación del cálculo, ya que la composición de la orina refleja principalmente nuestra ingesta de alimentos y líquidos. En particular, la ingesta abundante de agua ha sido durante mucho tiempo el método utilizado por los médicos para la prevención de la recurrencia (Borghi et al. 1999c; Ramello et al. 2000). Sin embargo, la evidencia científica de la eficiencia de la ingesta de agua en la prevención ha sido limitada durante muchos años. En las dos últimas décadas, nuevas investigaciones han revelado nuevos datos respecto al impacto beneficioso de una abundante ingesta de agua en la prevención de la urolitiasis primaria y secundaria.

 

Este documento repasa los conocimientos actuales sobre la epidemiología y patofiosología de la urolitiasis y resume los conocimientos más avanzados sobre la ingesta de agua y los cálculos renales.

Sign up to the Newsletter and stay hydrated with the latest updates from the Hydration for Health Initiative

Subscribe

Newsletter