Hidratación y tercera edad

Conforme se envejece, el contenido de agua en el cuerpo disminuye y el riesgo de deshidratación aumenta, por lo que las consecuencias se tornan aún más serias.

La deshidratación se ha asociado con un aumento en las tasas de mortalidad entre los pacientes hospitalizados de más edad1 y pueden precipitar la hospitalización de emergencia, así como aumentar el riesgo de repetidas estancias en el hospital.2,3

La deshidratación es causa frecuente de hospitalización en la tercera edad, y se encuentra entre las diez causas más frecuentes de hospitalización en los Estados Unidos.3
La evidencia muestra altas tasas de deshidratación en pacientes de la tercera edad en hospitales, y en diversas instituciones sociosanitarias.2

La deshidratación también se ha asociado con varias causas de morbilidad como deterioro cognitivo, confusión aguda, caídas o estreñimiento.

El coste asociado a la deshidratación puede ser bastante alto: un estudio llevado a cabo en 1999 en los Estados Unidos evaluó los costes atribuibles a la hospitalización por deshidratación, estimándolo en 1.140 millones de dólares.4

¿Por qué durante la tercera edad las personas son más susceptibles a la deshidratación?
La cantidad de agua corporal disminuye aproximadamente un 15% (alrededor de 6 L) entre los 20 y 80 años de edad.5 Con esta disminución, el organismo se vuelve más susceptible a la deshidratación por pequeñas pérdidas de agua corporal.6
Además, las personas mayores experimentan menor sensación de sed, lo que conlleva a un consumo reducido de líquidos.7,8
Como consecuencia del envejecimiento, los riñones tienen menor capacidad para concentrar la orina, y retener agua en caso de necesidad.Al envejecer los riñones, su capacidad para excretar sodio se ve también limitada.10

El consumo insuficiente de líquidos también puede ser resultado de limitaciones, como problemas para deglutir, movilidad reducida o desórdenes de comunicación y comprensión. Factores relacionados con ciertas enfermedades, como la incontinencia urinaria, pueden aumentar las pérdidas de agua. La deshidratación puede ser también causada por una temperatura elevada, instituciones con falta de personal, o el uso de laxantes o diuréticos.1

¿Qué medidas se pueden adoptar para prevenir la deshidratación en las personas mayores?

La prevención se basa principalmente en asegurar un consumo de líquidos adecuado. Concientizar a las personas, sus familiares y cuidadores sobre los riesgos de la deshidratación y sus consecuencias es fundamental para la prevención de la deshidratación10,11 pudiendo resultar en una reducción de costes en las instituciones geriátricas.12,13

ALGUNAS ESTRATEGIAS PARA FOMENTAR EL CONSUMO DE FLUIDOS9,11

  • Ofrezca fluidos a lo largo del día
  • Asegúrese de que se tenga acceso al agua a lo largo del día (en la mesilla de noche o al lado de la silla) con recipientes adecuados para el consumo
  • Fomente el consumo de agua junto con los medicamentos
  • Ofrezca sus bebidas preferidas
  • Prescriba y asegúrese de que hay un consumo mínimo de 1,5 L en períodos en los que el riesgo de deshidratación sea mayor

Referencias

  1. Mentes J. Oral hydration in older adults: greater awareness is needed in preventing, recognizing, and treating dehydration. Am J Nurs. 2006;106:40-9; quiz 50.
  2. Begum MN, Johnson CS. A review of the literature on dehydration in the institutionalized elderly. E Spen Eur E J Clin Nutr Metab. 2010; 5:e47-e53.
  3. Sheehy, CM, Perry PA, Cromwell SL. Dehydration: biological considerations, age-related changes, and risk factors in older adults. Biol Res Nurs. 1999; 1:30-7.
  4. Xiao H, Barber J, Campbell ES. Economic burden of dehydration among hospitalized elderly patients. Am J Health Syst Pharm. 2004;61:2534-40.
  5. Gille D. Overview of the physiological changes and optimal diet in the golden age generation over 50. European Review of Aging and Physical Activity 2010;7:27-36.
  6. Rikkert MG, MelisRJ, ClaassenJA. Heat waves and dehydration in the elderly. BMJ. 2009:339:b2663.
  7. Schols JM, De Groot CP, van der Cammen TJ, Olde Rikkert MG.Preventing and treating dehydration in the elderly during periods of illness and warm weather. J Nutr Health Aging 2009;13:150-7.
  8. Kenney WL, Chiu P. Influence of age on thirst and fluid intake. Med Sci Sports Exerc. 2001; 33:1524-32.
  9. Bennett JA. Dehydration: Hazards and Benefits. Geriatric Nursing 2000;21:84-8.
  10. Silver AJ. Aging and risks for dehydration. Cleve Clin J Med. 1990:574:341-4.
  11. Faes MC, Spigt MG, Olde MGM, Rikkert MD. Dehydration in Geriatrics. Geriatrics and Aging 2007;10:590-6.
  12. Simmons SF, Alessi C, Schnelle JF. An intervention to increase fluid intake in nursing home residents: prompting and preference compliance. J Am GeriatrSoc 2001;49:926-33.
  13. Robinson SB,Rosher RB. Can a beverage cart help improve hydration? GeriatrNurs. 2002;23:208-11.

Para estar informado mensualmente de las últimas actualizaciones de H4H initiative, registrese a nuestro Newsletter !

Abonarse

Newsletter