Print the monograph

Introducción

Introducción

Si el cuerpo humano se compone de aproximadamente un 60% de agua, el cerebro humano puede contener en torno a un 75% de agua. Realmente, la hidratación es fundamental para la homeostasis y la supervivencia humana. Como parte de sus funciones corporales, el agua contribuye al mantenimiento de las funciones cerebrales normales (EFSA 2011; Lieberman 2007). La cognición interviene en todo lo que hacemos: percibir, pensar, recordar, sentir emociones y ejercer un control sobre nuestro entorno. Así pues, podemos imaginarnos cómo puede influir el estado de hidratación en las funciones cerebrales asociadas a la cognición. Diversos estudios han investigado los efectos de la deshidratación y el aumento de la ingesta de agua en la cognición.

 

Este documento pretende definir la cognición y dar una visión de los métodos validados que permiten evaluar las funciones cognitivas. A continuación, se presentan los últimos conocimientos que existen sobre hidratación y cognición y se proporcionan las recomendaciones oficiales sobre la ingesta diaria de agua. 

Para estar informado mensualmente de las últimas actualizaciones de H4H initiative, registrese a nuestro Newsletter !

Abonarse

Newsletter