IntroducciónIntroducciónEpidemiologíaI. Epidemiología de los cálculos renalesI. 1. Prevalencia de los cálculos renalesI. 2. Una tendencia en aumento entre los niñosPatofisiologíaII. Patofisiología de los cálculos renalesII. 1. LitogénesisII. 1.1. Sobresaturación urinaria: la fuerza impulsora de la cristalogénesisII. 1. 2. Promotores e inhibidores de la formación de cálculosII. 2. Volumen y composición de la orina: un equilibrio necesarioFactores de riesgoIII. Factores de riesgo para la formación de cálculosIII. 1. Factores de riesgo individuales, no modificablesIII. 1. 1. Antecedentes familiaresIII. 1. 2. Raza y etniaIII. 1. 3. Edad y géneroIII. 1. 4. Cambio actual en la prevalencia por géneroIII. 2. Factores relacionados con el estilo de vidaIII. 2. 1 Ingesta de calcioIII. 2. 2. Factores de riesgo dietético emergentesIII. 2. 3. Asociación con otras enfermedades crónicasDeshidratación IV. Deshidratación: un factor de riesgo para la formación de cálculos renalesIV. 1. Un volumen de orina bajo: un factor de riesgo confirmado para la formación de cálculos renalesIV. 2. Factores medioambientales que originan un volumen de orina bajoIV. 2. 1. Riesgo ocupacional de padecer cálculos renalesIV. 2. 2. El clima y la temperatura como factores de riesgoAgua y recurrenciaV. Prevención de la recurrencia de cálculos con una ingesta alta de aguaV. 1. Reducción del índice de recurrencia con el aumento de la ingesta de aguaV. 2. Ingesta de agua y parámetros urinarios en sujetos formadores de cálculosAgua y prevenciónVI. Prevención primaria de cálculos con una mayor ingesta de aguaVI. 1. Reducción de la incidencia de cálculos con el aumento de la ingesta de aguaVI. 2. Ingesta de agua y parámetros urinarios en sujetos sanosCostes sanitariosVII. Ingesta de agua y costes sanitarios de los cálculos renalesVII. 1. Reducción de los costes de la recurrencia de cálculos gracias a una ingesta de agua adecuadaVII. 2. Reducción de la incidencia de cálculos con una ingesta de agua adecuadaRecomendacionesVIII. Recomendaciones dietéticas y de ingesta de agua para prevenir cálculosVIII. 1. Pautas para la prevención de la recurrencia en pacientesVIII. 2. Pautas sobre la dieta y el consumo de agua destinadas a la población en generalConclusión ConclusiónReferencias

Print the monograph

Agua y prevención

VI. Prevención primaria de cálculos con una mayor ingesta de agua

Se recomienda encarecidamente el aumento de la ingesta de agua para la prevención secundaria de la urolitiasis, pero solo unas pocas investigaciones se han centrado en la prevención primaria.

VI. 1. Reducción de la incidencia de cálculos con el aumento de la ingesta de agua

Los estudios de cohorte prospectivos en los que participaron 45.619 hombres y 91.731 mujeres sin antecedentes de cálculos renales mostraron una correlación inversa entre la ingesta de líquido y el riesgo de nefrolitiasis. El riesgo relativo para el quintil más alto de ingesta de fluido en comparación con el quintil más bajo fue de 0,71 en los hombres y 0,61 en las mujeres. Estos resultados demuestran que una mayor ingesta de líquido está asociada a un menor riesgo de cálculos renales (Curhan et al. 1993; Curhan et al. 1997b).

 

La prueba más evidente de prevención primaria con el aumento de la ingesta de agua fue un estudio intervencional publicado por Frank et al. in 1966. En esta investigación, los autores examinaron el efecto de la educación en el consumo de líquido en la formación de orina y en la incidencia de la urolitiasis. Se captó a sujetos sin antecedentes de cálculos renales de dos ciudades de una región montañosa del árido desierto de Israel. En la recientemente establecida ciudad de Arad, se instruyó a los sujetos para que tomasen una gran cantidad de líquido, mientras que los habitantes de la vecina ciudad de Beersheba formaron un grupo de control sin recibir instrucciones. Tras tres años de seguimiento, se detectó una mayor formación de orina y una prevalencia menor de urolitiasis en los ciudadanos de Arad que recibieron formación (prevalencia del 0,28 % en Arad y del 0,85 % en Beersheba). Este estudio demostró que una mayor ingesta de líquido logrado a través de la educación, puede prevenir la urolitiasis en un clima cálido y seco (Frank and De 1966).

VI. 2. Ingesta de agua y parámetros urinarios en sujetos sanos

En muy pocos estudios se ha investigado el impacto del aumento de la ingesta de agua en los parámetros urinarios implicados en el proceso de formación de cálculos renales. La mayoría de estos estudios incluían tanto a sujetos sanos como padecerá formadores de cálculos, por lo que suponen una evidencia del efecto beneficioso de la ingesta de agua para la prevención primaria y secundaria de la urolitiasis. Por ejemplo, Borghi et al. observaron un efecto beneficioso del aumento de la ingesta de líquido en varios factores de riesgo urinario en 12 sujetos sanos. Una ingesta adicional de 500 mL antes de irse a la cama supuso una reducción de la sobresaturación por oxalato cálcico (CaOx), y un aumento en la tolerancia de oxalato sin ninguna modificación del límite de metaestabilidad para CaOx. Además, el efecto inhibidor de las macromoléculas en la cristalización del CaOx no se alteró al aumentar la ingesta de agua (Borghi et al. 1999a). Pak et al. obtuvieron resultados similares con 3 sujetos sin antecedentes de cálculos renales: el aumento de la ingesta de agua para obtener un total de 2,3, 2,5, 3,3 L/d supuso una reducción en la sobresaturación de orina para el oxalato cálcico, el fosfato cálcico y el urato monosódico, y un aumento del límite superior de metaestabilidad para el CaOx (Pak et al. 1980). Más recientemente, De La Guéronnière et al. estudiaron el efecto del aumento de la ingesta de agua en el Índice de Riesgo de Cristalización de Tiselius (IRCT). Cuarenta y ocho sujetos sanos se dividieron en un grupo de control y otro de intervención. A los sujetos del grupo de intervención se les pidió un aumento de su ingesta de agua habitual de 2 L/d. Tras una semana, los sujetos en el grupo de intervención habían aumentado su volumen de orina en 1,3 L/d. En la orina de 24 horas, el IRCT se redujo en un 33,9 % en las mujeres y en un 44,8 % en los hombres, en comparación con los sujetos de control (de La Gueronniere et al. 2011)

 

Para retener

There is growing evidence that increasing water intake may help prevent first episodes of kidney stones.

Para estar informado mensualmente de las últimas actualizaciones de H4H initiative, registrese a nuestro Newsletter !

Abonarse

Newsletter