PRINT: Agua e hidratación: Bases fisiológicas en Adultos - Agua en el cuerpo

Print the monograph

Agua en el cuerpo

I. El agua en el cuerpo humano: contenido y distribución

El agua es el principal componente del cuerpo humano; se distribuye por todo el cuerpo, en todos los órganos, dentro de las células y entre ellas.

I.1. Contenido de agua en el cuerpo humano 

I.1.1. Contenido total de agua en el cuerpo

El agua representa de media el 60% del peso corporal en los hombres adultos, y el 50-55% en las mujeres (EFSA 2010; IOM 2004). Esto significa que, en un hombre de peso medio (70 kg), el contenido de agua corporal es de unos 42 litros.

 

Este valor medio varía entre individuos, principalmente por las diferencias que existen en la composición del cuerpo: mientras que el contenido de agua en la masa corporal magra es constante en los mamíferos, con

un 73%, los tejidos adiposos (la grasa corporal) tienen sólo un 10% de agua (Peronnet et al. 2012; Sawka et al. 2005; Wang et al. 1999). Así pues, la masa relativa a la grasa corporal influye directamente en la cantidad total de agua del cuerpo. Esto explica la influencia de la edad, el sexo y la forma física en el contenido total de agua en el cuerpo: las mujeres y las personas mayores tienen un menor contenido total de agua en el cuerpo, debido a que su proporción de masa magra es menor. En cambio, los atletas tienen un contenido total de agua corporal relativamente alto (IOM 2004; Marieb y Hoehn 2007; Watson et al. 1980).

I.1.2. Contenido en agua de los distintos órganos

El agua se distribuye por el cuerpo y los órganos. El contenido en agua de los distintos órganos depende de su composición y varía desde un 83% en la sangre hasta sólo un 10% en los tejidos adiposos (Figura 1). 

Figura : Composición en agua de los tejidos y órganos por peso

Figura 1. Composición en agua de los tejidos y órganos por peso. 

Adaptado de Pivarnik y Palmer 1994. 

I.1.3. Distribución entre los compartimientos del cuerpo 

El agua se distribuye por el cuerpo entre dos compartimientos principales: intracelular y extracelular. El compartimiento intracelular es el mayor, y representa aproximadamente dos tercios del agua corporal. El compartimento extracelular, que representa aproximadamente un tercio del agua corporal, incluye el líquido plasmático y el líquido intersticial (Armstrong 2005; Marieb y Hoehn 2007) (Figura 2). El líquido plasmático y el líquido intersticial tienen una composición electrolítica similar, donde los iones más abundantes son el sodio y el cloruro (IOM 2004; Marieb y Hoehn 2007; Robertson y Berl 1996).

 

También contienen agua otros compartimentos, tales como la linfa, el líquido ocular y el líquido cefalorraquídeo, por ejemplo. Estos compartimentos componen un volumen relativamente pequeño de agua, y suele considerarse que forman parte del líquido intersticial (Marieb y Hoehn 2007). 

Figura 2. Distribución del contenido total de agua en el cuerpo entre compartimentos. 

I.2. Absorción y distribución del agua en el cuerpo

Tras ser ingerida, el agua es absorbida por el tracto gastrointestinal. Entra en el sistema vascular, va a los espacios intersticiales, y es transportada a cada célula (Figura 3). El agua intracelular supone el 65% del contenido total de agua en el cuerpo. 

TRACTO GASTROINTESTINAL
PLASMA Y CÉLULAS DE SANGRE
LÍQUIDO INTERSTICIAL
CÉLULAS

Figura 3. El viaje del agua desde la ingestión hasta las células. 

 

 

Después de pasar por el estómago, el agua es absorbida principalmente en los primeros segmentos del intestino delgado, el duodeno y el yeyuno. Una pequeña parte de toda la absorción de agua se produce en el estómago y el colon (Shaffer y Thomson 1994): el intestino delgado absorbe 6,5L/día, mientras que el colon absorbe 1,3L/día. Estas cantidades corresponden al agua ingerida a diario, además del agua producida por las secreciones de las glándulas salivales, el estómago, el páncreas, el hígado y el propio intestino delgado (Zhang et al. 1996). El proceso de absorción es muy rápido: un estudio publicado recientemente demostraba que el agua ingerida aparece en el plasma y las células de la sangre tan sólo cinco minutos después de ser ingerida (Peronnet et al. 2012).

 

El agua pasa desde el lumen intestinal al plasma principalmente mediante un transporte pasivo, regulado por gradientes osmóticos. A continuación, las moléculas de agua son transportadas por la circulación sanguínea para ser distribuidas por todo el cuerpo, a los líquidos intersticiales y a las células.

 

El agua se mueve libremente por el compartimiento intersticial y se desplaza a través de las membranas de las células por unos canales específicos de agua, las acuaporinas. Los intercambios de líquidos entre compartimentos están regulados por presión osmótica e hidrostática, y flujos de agua de acuerdo con los cambios en la osmolaridad de los líquidos extracelulares (Marieb y Hoehn 2007).

 

La reserva de agua corporal se renueva a una velocidad que depende de la cantidad de agua ingerida: cuanto más bebe una persona, más rápido se renueva el agua corporal. Para un hombre que beba 2L de agua al día, una molécula de agua permanece en el cuerpo 10 días de media, y el 99% de la reserva de agua corporal se renueva en 50 días (Peronnet et al. 2012).

 

La renovación del agua corporal es determinada por el agua ingerida, que reemplaza las pérdidas constantes que afronta el cuerpo. Esto permite mantener el equilibrio hídrico corporal. 

Para retener

El agua representa de media el 60% del peso corporal en hombres adultos. Sin embargo, este porcentaje se reduce según la masa corporal magra.
La mayoría de los órganos y tejidos contiene más de un 70% de agua: la sangre y los riñones se componen en un 83% de agua, y los músculos, en un 76%. Sin embargo, el tejido adiposo contiene sólo un 10% de agua.
Dos tercios del agua corporal corresponden a líquido intracelular. El líquido extracelular consta de plasma y líquidos intersticiales.
El agua ingerida es absorbida principalmente por el intestino delgado. Aparece en la sangre sólo cinco minutos después de su ingestión.
La reserva de agua corporal se renueva a una velocidad que depende de la cantidad de agua ingerida. Para un hombre que beba 2 L de agua al día, una molécula de agua permanece en el cuerpo 10 días de media, y el 99% de las reservas de agua corporal se renueva en 50 días.

Newsletter

Para estar informado mensualmente de las últimas actualizaciones de H4H Initiative, registrese a nuestro Newsletter!

Abonarse
Expert Working Group

Nuestro Grupo de Trabajo de Expertos se reúne periódicamente para debatir sobre la importancia de la hidratación saludable y para desarrollar estrategias que fomenten la adopción de prácticas de hidratación saludable entre legisladores, profesionales de la salud y público en general.

Prof. Max Lafontan
INSERM Unit 858, University of Toulouse, France
Prof. Hardinsyah
Bogor Agricultural University, Indonesia
Prof. Jean-François Duhamel
CHU de Caen, France
Dr. Simón Barquera
Instituto Nacional de Salud Pública, Cuernavaca, México
Prof. Lawrence E. Armstrong
Profesor universitario, especialista en fisiología del deporte y experto en hidratación

H4H está orgulloso de apoyar